Por qué oreja verde



Un día, en el Expreso Soria Monteverde, 
vi subir a un hombre con una oreja verde.

Ya joven no era, sino maduro parecía,
 salvo la oreja, que verde seguía.

Me cambié de sitio para estar a su lado
 y observar el fenómeno bien mirado.

Le dije: Señor, Usted, tiene ya cierta edad,
 dígame, esa oreja verde, ¿le es de alguna utilidad?

Me contestó amablemente: yo ya soy persona vieja, 
pues de joven sólo tengo esta oreja. 

Es una oreja de niño, que me sirve para oír
 cosas que los adultos nunca se paran a sentir: 
oigo lo que los árboles dicen, los pájaros que cantan,
 las piedras, los ríos y las nubes que pasan, 
oigo también a los niños, cuando cuentan cosas 
que a una oreja madura parecerían misteriosas. 

Así habló el Señor de la oreja verde aquel día, 
en el Expreso Soria Monteverde.



La Oreja Verde, de Gianni Rodari

4 comentarios:

  1. Dice Iván que sí, que tienes una oreja verde!

    ResponderEliminar
  2. Ohhh Alexandra! Cómo me gusta el nombre de tu blog! Ese cuento nos lo enseñó una profesora muy querida en una clase de Literatura en la carrera. Me encantó, todavía cuando pienso en él oigo la voz de la profesora contándonoslo... que lindos recuerdos. Y es que es TAN importante tener la Oreja Verde :)
    Gracias por compartir con el mundo tu pasión! Espero aprender mucho de ti!
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alejandra! Sin duda, este cuento es un regalazo. Me alegro de que te "hayas pasado por aquí". Y mil gracias de nuevo por "Educar sonrisas", donde yo también aprendo mucho de ti. Un beso grande!

      Eliminar